Yo digo, Yo pregunto, Periodico estatal, noticias del estado de mexico, Toluca, noticias del estado de mexico, periodicos del estado de méxico, noticias del estado de mexico, noticias del estado de mexico nezahualcoyotl, periodicos del estado de méxico

NUESTRO PAN DIARIO

Por: SHERIDAN VOYSEY.

57

LA RADIANTE BELLEZA DE DIOS
Por: SHERIDAN VOYSEY

 

Leer: Romanos 1:18-25 | La Biblia en un año: Salmos 132–134
1 Corintios 11:17-34

 

Porque las cosas invisibles de él, […] se hacen claramente visibles desde la creación del mundo… (v. 20).

 

La Isla de Lord Howe es un paraíso de arenas blancas y aguas cristalinas en la costa este de Australia. Cuando la visité hace unos años, me sorprendió su belleza. Se podía nadar con tortugas y peces brillantes y de colores increíbles. Abrumado por semejante esplendor, no pude evitar adorar a Dios.

 

El apóstol Pablo proporciona la razón de mi respuesta. La creación en todo su esplendor revela algo sobre la naturaleza de Dios (Romanos 1:20).

 

Cuando el profeta Ezequiel se encontró con Dios, se le mostró un ser radiante sentado sobre un trono azul y rodeado de colores gloriosos (Ezequiel 1:25-28). El apóstol Juan vio algo similar: Dios brillaba como piedras preciosas, rodeado de un arcoíris de esmeraldas (Apocalipsis 4:2-3). Cuando Dios se revela, no solo descubrimos que es bueno y poderoso, sino también hermoso. La creación refleja esta belleza como una obra de arte refleja a su autor.

 

Muchas veces, se adora la naturaleza en lugar de a Dios (Romanos 1:25). ¡Qué tragedia! En cambio, permitamos que las aguas cristalinas y las criaturas brillantes nos señalen a Aquel que está detrás de ellas y que es más poderoso y hermoso que cualquier cosa que hay en este mundo.

 

«Bendice, alma mía, al Señor. Señor Dios mío, mucho te has engrandecido; te has vestido de gloria y de magnificencia». Salmo 104:1

 

 

Los comentarios están cerrados.