AMOR A LA MEDIDA DE DIOS.

Por: SHERIDAN VOYSEY.

88

 

Una vez, visité un barrio pobre de Santo Domingo, en República Dominicana. Las casas eran de chapa, con cables de electricidad colgando por encima. Tuve el privilegio de entrevistar familias y escuchar cómo ayudaban las iglesias a combatir el desempleo, el uso de drogas y la delincuencia.

En un callejón, subí por una escalera destartalada a un pequeño cuarto para hablar con una madre y su hijo; pero al instante, alguien subió corriendo y dijo: «Debemos irnos ya». Al parecer, el líder de una pandilla estaba reuniendo a una turba para emboscarnos.

Fuimos a otro barrio, pero no tuvimos problema. Más tarde, supimos que mientras visitaba las casas, un líder de otra pandilla estaba afuera protegiéndonos. Resultó ser que su hija recibía comida y educación en una iglesia. Como los creyentes la ayudaban, él nos defendía.

En Mateo 5:43-45, Jesús presentó un estándar de amor incomparable; un amor que no solo recibe a los «dignos», sino también a los que no lo merecen, y que se extiende a otras familias y amigos que no pueden o no querrán retribuirnos ese amor (vv. 46-47). Es un amor a la medida de Dios (v. 48), que bendice a todos.

Como los creyentes en Santo Domingo practican este amor, los barrios están empezando a cambiar. Esto sucede cuando se aplica amor como el de Dios.

 

Los comentarios están cerrados.