CONSAGRAR TODO

Por: : AMY BOUCHER PYE.

91

 

Dos hombres dejaron sus carreras para ir adonde Dios los había llamado. James O. Fraser no debería ser concertista de piano en Inglaterra, para servir al pueblo lisu en china; mientras que Judson Van DeVenter prefirió convertirse en evangelista en lugar de lograr un título en artes. Tiempo después, escribió el himno «Consagrarme todo entero».

Si bien una vocación es el llamado perfecto para muchos, estos hombres estaban seguros de que Dios los llamaba a renunciar a una carrera por otra. Tal vez los inspiró el consejo de Jesús al joven rico, de dejar sus posesiones para seguirlo (Marcos 10: 17-25). Al presenciar la conversación, Pedro exclamó: «nosotros hemos dejado todo, y hemos seguido» (v. 28). Jesús le aseguró que daría «cien veces más ahora en este tiempo» y vida eterna a los que siguieron (v. 30). Y lo haría conforme a su sabiduría: «muchos primeros serán postreros, y los postreros, primeros» (v. 31).

Sin importar dónde nos hayamos ubicado Dios, somos llamados a consagrar nuestra vida a Cristo, obedecer su llamado a seguirlo y servirle con nuestros talentos y recursos. Nosotros también podemos consagrarnos a Él.

 

Los comentarios están cerrados.