«La intervención de la DEA en México»

Por: TERE TIJERINA.

452

 

La DEA es la Agencia Antidrogas de Estados Unidos, una de las organizaciones más poderosas y extensas del gobierno.

Fue creada en 1973 por el entonces presidente Richard Nixon con una misión única: controlar, reprimir y disminuir el suministro, distribución y consumo de narcóticos en EUA, mediante la aplicación de estrictas leyes y ahora con la ejecución de complejos y multimillonarios programas conjuntos en los países donde se produce y por donde transita la droga.

La llamada guerra contra las drogas, de la cual, la DEA forma parte como una de varias agencias, ha sido un fracaso. Mientras se reconocen algunos aciertos, tras miles de millones de dólares invertidos y decenas de miles de vidas perdidas, el balance es negativo sobre todo para América Latina.

Aunque los gobiernos regionales continúan colaborando con la agencia, también están revaluando su relación con ésta y, por lo menos, considerando otras alternativas a las estrategias de represión e interdicción que acompañan las leyes draconianas contra el consumo en EUA

Al intensificarse la guerra contra los cárteles del narcotráfico, un elemento ha estado presente en el país: La DEA, la agencia antidrogas de Estados Unidos, permanentemente tiene personal trabajando en nuestro país. La Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos prohíbe de manera tajante a los agentes y militares extranjeros la portación de armas de fuego dentro del territorio nacional.

¿Los agentes de la DEA que están en México portan armas?

Sí, todos los agentes llevan armas, de manera permanente y, aunque no existe un tipo de arma reglamentaria para los agentes encubierto de la DEA, sólo el personal de inteligencia de las oficinas no, porque son personal dedicado al trabajo burocrático y que saben manejar las tecnologías para una investigación.

La prohibición de portar armas a los agentes de la DEA en México se maneja como una especie de “arreglo entre caballeros” que se extiende al personal de otras corporaciones:

“Los agentes de la DEA no son los únicos agentes de Estados Unidos que portan armas en México; ocurre también con los del FBI, los de la ATF (Agencia de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos), con todos los agentes de Aduanas y los de la CIA.

Los agentes de la DEA comentan, “Cuando estamos en el extranjero, no estamos registrados como agentes o policías de la DEA. En algunos países, que es el caso de México, los agentes se registran ante la Secretaría de Relaciones Exteriores como diplomáticos –political attache–. O sea que, el gobierno del país anfitrión sabe muy bien quiénes son agentes y quiénes no, dónde viven, cuántos familiares tienen, saben todo, pero en México no pasa nada.”

¿El gobierno de México sabe dónde están los principales Capos?

Claro que lo saben; confirman los agentes, han recibido mucha información de inteligencia de nuestra parte, de otras agencias (estadunidenses) y de sus propios sistemas de investigación, militares y civiles. La información la recibe la Presidencia, la Secretaría de Gobernación, la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC), la Fiscalía General de la República (FGR), SEDENA, MARINA y, en otras muchas ocasiones, la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF)

Y confirman; “El Cártel de Sinaloa no está debilitado; al contrario, se fortaleció por la corrupción en el gobierno federal»

Por consecuente, las autoridades mexicanas, sí saben dónde encontrarlos y a sus familias también. Los militares o algunos jefes de la policía que supuestamente los están buscando no se meten con ellos ni con sus familiares porque saben quiénes los protegen.

Un gran ejemplo actual, es el caso de la detención y posterior liberación el día 17 de octubre del 2019, de Ovidio Guzmán López, el hijo del líder convicto del Cartel de Sinaloa, Joaquín Guzmán Loera. Antes de esa fecha se dio un «viaje encubierto» a Sinaloa por funcionarios de Justicia de EUA al Estado en septiembre de 2019, para «ver, escuchar y oler» cómo opera el narcotráfico.

Después, el director en funciones de la DEA, Uttam Dhillon, viajó a la ciudad de Culiacán, para reunirse con el gobernador Quirino Ordaz y otros funcionarios de seguridad locales y federales. Por primera vez se da una reunión entre el Gobernador de Sinaloa y el director de la DEA, y fue para tratar el asunto de la detención de Ovidio, pero no contaban con qué el presidente iba a dar la instrucción de que lo dejaran libre…

Así que toda la investigación que se hizo por parte de autoridades de Estados Unidos y México fue en vano, ya que el protector voluntario o a la fuerza de esa familia es el propio presidente de México. Los motivos de AMLO para defender la liberación del hijo de «El Chapo» las entendemos bastante bien.

Pero tanto a Ovidio, como a su hermano Joaquín Guzmán López, se encuentran entre los más requeridos por la Justicia de EUA; por lo que, a las autoridades de Estados Unidos no les hizo ninguna gracia la liberación del narcotraficante.

Así las cosas con las autoridades de Estados Unidos en nuestro país, trabajan, portan armas libremente y tampoco hay que dejar a un lado que hay una tremenda corrupción en todas esas instituciones que mencionamos anteriormente…

El que esté libre de pecado que tire la primera piedra. Como es el famoso y controvertido caso del agente Enrique «Kiki» S. Camarena Salazar, quien será tema para abordarlo en otra columna.

teretijerina.yodigo@gmail.com

TERE TIJERINA: Abogada con especialidad en alta dirección, Perito en Grafoscopia, Grafometría, Dactiloscopia, Documentoscopia. Ex Directora de Inteligencia Civil CISEN Gobierno Federal México.

 

Los comentarios están cerrados.