«Mi Experiencia en la URSS» SEGUNDA Y ÚLTIMA PARTE

Por: TERE TIJERINA.

168

 

La disolución de la Unión Soviética o URSS, fue la desintegración de las estructuras políticas federales y el gobierno central, que culminó con la independencia de las quince Repúblicas, entre el 11 de marzo de 1990 y el 25 de diciembre de 1991.

Fue un colapso espectacular, que en su momento dejó perplejos a muchos y cuyas réplicas se siguen sintiendo hoy en día. La disolución del Estado socialista más grande del mundo, también marcó el fin de la Guerra Fría. Y entonces empezó el cambio…

Era increíble pensar que una nación tan poderosa y, que de una u otra manera, controlaba a los países comunistas pudiera caer y pudiera cambiar de manera radical y así pasó con la antigua Yugoslavia, Checoslovaquia, Bulgaria, Rumanía quién a la fecha, todavía tiene en su parlamento personajes de ideología comunista y siguen sufriendo por ello.

A pesar de que en el mundo se sabe que «el comunismo no funciona» ahora, en América Latina tenemos países que lo están queriendo imponer y copiar esa forma de gobierno que es obsoleta y cruel para el pueblo, el mejor ejemplo está en Cuba y Venezuela.

Tenemos que mencionar que viene un colapso económico muy grave, después de la disolución de este régimen; pero es el resultado de haber vivido por varias décadas en el autoritarismo y centralización.

Con una economía fallida comprobada, una mala educación, ya que no todos los jóvenes tenían acceso a estudiar en las universidades. Con los años, millones se han sumado a la educación superior y después de revoluciones y movimientos independentistas, los países empiezan a salir adelante.

¿Qué me encuentro a mi regreso en Rusia?

En septiembre del 2015 vuelvo a pisar el país que me había cautivado por su cultura, monumentos, iglesias, su impresionante historia, su gente y me encuentro con algo que no esperaba que fuera tan radical, que me provocó un gusto enorme al darme cuenta de que el cambio se había logrado…

Como todas las naciones, con sus problemas, sus ideologías, pero era otro país en todos los aspectos, la actitud de la gente es completamente diferente, tienen acceso a todo lo que puedes encontrar en cualquier otro país del mundo, pero sobre todo, tienen libertad, de salir, de trabajar, de vestir como quieran hacerlo, comprar de acuerdo a sus posibilidades lo que deseen sin limitaciones, los vehículos que ves son de las mejores marcas a nivel mundial, la gente goza de una economía mucho más favorecedora, han crecido las empresas, se respeta la propiedad privada, en el rostro de los jóvenes se transmite una calidad de vida muy superior a la que yo percibí 27 años antes, pueden salir, estudiar y vivir en el extranjero. Ya encuentras jóvenes que hablan inglés y algunos español porque les encanta, en la URSS era muy difícil encontrar gente que hablara otro idioma.

En mi segunda visita gobernaba como hasta el día de hoy, Vladimir Putin un hombre que ha sido muy criticado, sin embargo ha sacado adelante su país. En su primera gestión logró aumentar el PIB en un 72%, eliminó la pobreza extrema y cuenta con un alto porcentaje de aprobación del pueblo que lo respeta, inteligente con experiencia y sumamente poderoso. Quedó atrás ese comunismo que tenía al pueblo oprimido, con terror al gobierno, sin libertad, con el ejército en las calles, el día de hoy Rusia es otro país, es una prueba fehaciente de que, un Estado tan vasto y poderoso, se desplomó tan rápida e inesperadamente.

Con una influencia política, ideológica, económica y tecnológica, que marcó buena parte de la historia del siglo XX, dejó de existir casi de un día para otro.

El que ayudó a vencer a Adolfo Hitler en la Segunda Guerra Mundial, quien protagonizó junto a EE.UU. la Guerra Fría y la carrera armamentista nuclear, y estuvo detrás de las hostilidades en Vietnam y la revolución cubana.

El que envió al espacio el primer satélite, el Sputnik, y al primer hombre, Yuri Gagarin.

El que se destacó en los deportes, la danza, el cine, la literatura, el arte y la ciencia.

¿Porque tendríamos que pensar después de ver la experiencia de la URSS, que el mejor camino para México es ir directo al comunismo?

Cuando sabemos y ha quedado probado que es un régimen fallido, de crueldad hacia el pueblo, de retroceso, que es un peligro enorme que un sólo hombre tenga el poder y el manejo de las Instituciones y de los Poderes de la Unión, no debemos permitirlo, no queremos una vida para nuestros jóvenes y niños como la que pasaron los soviéticos.

Ojalá todos entendamos que tenemos una gran nación, con recursos naturales que muchos países en el mundo envidian, con gente trabajadora, emprendedora, con jóvenes que van empujando el futuro de este país y que todos deseamos que sea mejor.

Esta experiencia también forma parte de mi historia de vida y de darme cuenta que hasta los imperios más grandes se derrumban.

teretijerina.yodigo@gmail.com

TERE TIJERINA: Abogada con especialidad en alta dirección, Perito en Grafoscopia, Grafometría, Dactiloscopia, Documentoscopia. Ex Directora de Inteligencia Civil CISEN Gobierno Federal México.

 

Los comentarios están cerrados.