PREGÚNTALE A TUS ABOGADOS: «¿La Ley Olimpia se ha Aplicado? ¿Qué tan Factible es recurrir a este Medio?»

Por: ALE TIJERINA.

233

 

Mucho gusto, soy Alejandra Tijerina; soy abogada, a partir de hoy, tu columnista.

Antes de platicar durante cada viernes, tú y yo nos tenemos que conocer un poco mejor, cursé la Licenciatura en Derecho, la Especialidad en Justicia Constitucional y Amparo, la Maestría en Derecho y la Maestría en Derecho con Énfasis en Juicios Orales, y derechos humanos y me encuentro sumamente feliz de iniciar con estas letras y honrada de que te tomes el tiempo de leerlas; pero, basta de hablar de mi, te voy a contar la importancia de esta columna.

Siempre habrá un correo de contacto terminando estas líneas y yo escribiré sobre las dudas que tú tengas sobre derecho. Todo lo que te preguntes, sobre hechos sociales, cuestiones laborales, familiares, lo que ves en las noticias y yo te prometo resolver tus dudas de la mejor manera.

Comencemos con esta columna y, el día de hoy responderé la duda de Mar, quién nos preguntó:

¿La ley Olimpia se ha aplicado? ¿Qué tan factible es recurrir a este medio?

Para iniciar con la respuesta de esta pregunta, primero tenemos que platicar un poco del contexto.

¿Qué es la Ley Olimpia y por qué fue llamada así?

La Ley Olimpia es un conjunto de reformas legislativas tendientes a reconocer la violencia digital, conocida como ciberviolencia, estas reformas, apoyarán a las autoridades cibernéticas a poder perseguir delitos y que realmente reciban un castigo distinto a “bajar” la publicación de las redes.

La definición de ciberviolencia de género la podemos entender como “el acoso producido por parte de una persona hacia el otro sexo opuesto utilizando las nuevas tecnologías y todas las herramientas que proporciona el internet”. El acoso, puede ir desde comentarios, ataques a personas concretas, violación de la intimidad, integridad y libertad de la persona, con fotografías, audio, videos con contenido sexual sin el consentimiento de la persona; su exposición, distribución, reproducción, comercialización transmisión en cualquier medio electrónico (es decir, no nada más en redes sociales).

La Ley Olimpia inicia con la ardua labor de Olimpia Coral Mejo Cruz, quien comienza una batalla social y legal tras haber sufrido de ciberviolencia en su natal Puebla.

Su novio publicó un video íntimo sin control alguno, lo que llevó a un rechazo social, ataques, burlas y estereotipos para la ahora activista, la situación se tornó imposible al grado de extorsionarla pidiéndole tener sexo con un perro para eliminar el contenido sexual en redes.

Olimpia tuvo que pasar ocho meses sin salir de su casa para no ser acosada, hasta que decidió alzar la voz y convertirse en una de las activistas más importantes que tiene México en la actualidad.

Finalmente, aunque varios estados de la República ya habían integrado la ciberviolencia en sus legislaciones, pero no fue hasta el jueves 05 de noviembre del 2020, cuando se logró aprobar por unanimidad, la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia y el Código Penal Federal para tipificar el delito y plasmar sus sanciones.

Su penalidad será de 3 a 6 años de prisión y una multa de 500 a 1,000 unidades UMA, con agravantes para cónyuges, concubinos o cualquier persona con la que la víctima haya mantenido una relación sentimental, sea servidor público, si se realiza con fines de lucro, si la víctima es menor de edad o tiene algún tipo de diversidad funcional común (discapacidad).

La primera aplicación de la Ley Olimpia la encontramos el 05 de febrero de 2020, cuando un sujeto de 21 años de nombre de Daniel Mendoza fue vinculado a proceso por tomarle fotos a una mujer en los baños de la Facultad de Ciencias de la UNAM, donde los vigilantes lo detuvieron y pusieron a disposición de la Fiscalía, según consta en la carpeta de investigación CI-FDS/FDS-/UI-FDS-6-01/00094/01-2020.

Un segundo caso de aplicación de la Ley Olimpia fue el de Fernando N, un estudiante de la Universidad de Coahuila de 21 años que, en junio de 2020, fue sentenciado a 3 años de prisión por vender aproximadamente 800 fotografías íntimas tomadas y comercializadas sin consentimiento alguno. El delito lo cometía a través de la plataforma Twitter, con la cuenta denominada Monclova Pack.

Sin embargo, la lucha está comenzando, si bien tenemos referentes donde ya se está comenzando la aplicación de esta novedosa ley, nos encontramos con muchos factores por los cuales seguir impulsando este movimiento, el principal, asegurarse de su efectividad.

Cada día se denuncian 10 casos de ciberviolencia en México y la mayoría quedan “en carpetazo”, es una combinación de falta de abasto para la cantidad de casos que se ingresan, la ignorancia sobre el tema por parte de la autoridad, y lo complejo de la comprobación del delito, por su naturaleza, pero sobretodo la priorización de casos en la Fiscalía, lo que termina en impunidad.

Diez casos al día y no contemos los casos que no se denuncian, por miedo, por culpa, por rechazo social o simplemente por ignorar la existencia de esta ley.

Puedes denunciar en Fiscalía o en el número de la policía cibernética del estado donde te encuentres, recuerda guardar URL de los sitios donde se encuentre la publicación, número y todas las conversaciones donde te amenacen.

«Si tú estás pasando por un proceso así, te quiero decir que no tienes la culpa de lo que pasó, eres una víctima y no te mereces nada de lo que está sucediendo».

«Si tú lectora o lector, tienes alguna duda jurídica, requieres más información o una asesoría completamente gratuita, no dudes en escribirme»:

abogados.yopregunto@gmail.com

Alejandra Tijerina. Abogada con estudios de Especialidad en Justicia Constitucional y Amparo, Maestría en Derecho y con Maestría en Derecho con Énfasis en Juicios Orales, Docente con experiencia en diversas universidades, editora, ex servidora pública en el Instituto de Estudios Constitucionales.

 

Los comentarios están cerrados.