SOBRE EL CAMINO «Amlo y Quirino: El mensaje…»

Por: BENJAMÍN BOJÓRQUEZ OLEA.

0 114

 

¿Qué trajo la visita de Andrés Manuel López Obrador a Sinaloa?

Grandes cosas y no menos importantes, pero vamos por partes. En el contexto político mucho, lo que significa que podemos aseverar el respaldo político – mediático del presidente hacia el gobernador sinaloense, en pocas palabras, existe una buena conexión y relación entre “presidente y gobernador” de Sinaloa, esto a mi criterio genera escozor y una cachetada con guante blanco a la gran mayoría de la fracción parlamentaria de Morena con coalición incluida en Sinaloa. El reconocimiento que hace el jefe de palacio nacional hacia el ejecutivo local es de llamar la atención y no es para menos, ya que el presidente dijo textualmente “que no tiene ninguna diferencia, no hay conflictos entre nosotros, al contrario, sumamos esfuerzos, voluntades, recursos, poniendo por delante el interés colectivo del pueblo, el interés por Sinaloa y sus 18 municipios y, además, el interés de la nación”.

Viéndolo en beneficio para Sinaloa es muy productivo generar esa sinergia para el progreso y así poder soslayar diferencias y beneficiar al estado con obras e inversión pública y privada para que le vaya bien a Sinaloa. Sabemos que existe un fragmento de la población y grupos políticos alternos al poder, que buscan desestabilizar al gobierno, para así crear ingobernabilidad y aumentar la credibilidad del débil. Lo cierto es que tras la visita de López Obrador a Sinaloa desacerbó y puso en su lugar a todo personaje que tiene intereses adversos y que promueven divisionismo y una mala imagen para Sinaloa. Quirino Ordaz Coppel es un ciudadano que se ha concretado a ser parte de la gente de a pie, es un hombre con talento y hábil en el actual panorama político en Sinaloa.

Advierto en Quirino a un cerebral y frío jugador de ajedrez, gran operador y tejedor de diálogo y eso lo ha percatado el presidente, por ello en más de una ocasión ha respaldado y reconocido el trabajo, dejando a un lado politiquerías, como lo señaló en su discurso el día ayer el presidente de la república. Quirino busca generar esa unidad de todos, y sin perder de vista, los partidarios que deshojan ese andamiaje político rebelde donde han concentrado su discurso promovido por una transformación que ni siquiera existe. Quirino con maestría mueve las piezas con sigilo y con un amplio margen de que mientras unos hacen grilla, Quirino hace una mezcla entre política y ciudadanía.

La itinerancia de Quirino tiene un ingrediente importante, que para vivir se requiere dormir menos, embestir cuando el prólogo y el epílogo son fundamentos básicos de la paciencia y de la lectura política, porque en mi percepción a los demás actores del dinero en Sinaloa les gana el temperamento y accesos atrabiliarios. Por ello deducimos en que Quirino es un gran concentrador de voluntades y capaz de hacer las alianzas más insólitas. En suma, Quirino tiene todo lo que necesita tener un político de gran calibre. Lo que advierto en Quirino es que su verdadera consistencia, la estrella que lo guía, es sobre todo su apetito personal de compartir el poder, cosa que muchos se sienten aturdidos por ese margen, ya que su gobierno lo dice todo, un gobierno abierto a todo tipo de expresión política.

Por lo tanto, considero al gobernante sinaloense como un “NO” político y si un ciudadano común, un ciudadano que está generando más empatía, sin miedos, con esa purga de pensamientos. Quirino ha traído al Estado sinaloense frescura y esa lucidez contemporánea, con sus agudas nociones para enfrentar una sola línea de respeto a la legalidad entre los tres órdenes de gobierno. La pluralidad de Quirino ha sido sinónimo de equidad, de cambio y acción.

GOTITAS DE AGUA:

Técnicamente la visita de trabajo del presidente a Sinaloa el día de ayer fue garantizar el pago a productores de maíz, basificación a trabajadores de salud que atendieron la pandemia del Covid-19, se comprometió a culminar las carreteras Badiraguato-Chihuahua, San Ignacio-Tayoltita, Durango, así como la presa Santa María y, concluir la obra hidráulica del Dren Bacurimí. Todo eso con una derrama económica muy significativa a beneficio y desarrollo de Sinaloa. Algo que también llama la atención dentro del mensaje que emitió el gobernador, Quirino Ordaz Coppel, fue que, de acuerdo con datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, Sinaloa ocupa el lugar 26 en incidencia delictiva en el país.

“Nos vemos Mañana”…

 

Deja una respuesta