SOBRE EL CAMINO «Graciela Domínguez Nava: Tu segundo año…»

Por: BENJAMÍN BOJÓRQUEZ OLEA.

0 148

 

Señora diputada y líder de la (JUCOPO) en el Congreso del Estado en Sinaloa, Graciela Domínguez Nava, me he percatado de que usted cumple como toda una profesional en actuación, como recién salidita del CEA. SI, hablar de dos años de ineficacia legislativa, de división, como todos sabemos, la piedra angular de la teoría democrática liberal. Tal división lleva implícita, necesariamente, la delimitación precisa de la responsabilidad de cada uno de los diputados dirigidos por omisión y clientelismo político, derivado de una absoluta independencia reciproca, que impida la invasión de ilegalidades y atribuciones a mansalva.

Sin embargo, es de llamar la atención, que de su propia boca argumente que el Congreso ha trabajado con autonomía, dignidad y protegiendo a grupos vulnerables, peor aún, cuando se comenta que la discrecionalidad de los recursos no sustentados y la ineficacia forman parte de esa tertulia cargada de idiosincrasia y banalidades que prescriben a esta legislatura como una de las peores que ha registrado Sinaloa. Hablar de esencialidades es derribar las ideas coaccionadas en un solo orden del poder legislativo. Graciela Domínguez Nava su actitud magnánima es una burla hacia el pensamiento de la sociedad, ya que la autonomía presupuestal requiere mejorar la transparencia en el ejercicio de los recursos públicos.

Hablar de dos años es pensar en que la sociedad ha sido parte del encono y mesianismo a todo lo que no comulgue con sus intereses personales, porque así no se avanza en la democracia y libertad. Rendir cuentas es la cara de ustedes, a que den la cara a la sociedad, y presentar sus informes de actividades y de gasto financiero. Pero no solo eso, considero que es el momento de acordar medidas para terminar con la discrecionalidad y opacidad que prevalece en el manejo de los recursos económicos del Congreso del Estado.

Hablar de dos años, el poder legislativo hay partidas y contratos que se manejan con secrecía; gastos desmesurados en algunos conceptos; se hacen de repente obras y arreglos en el edificio que nadie sabe quién las autoriza, cuánto cuestan, cómo y a quién se asignan o se remodelan supuestamente espacios que quedan igual y se asignan presupuestos millonarios a obras que no son necesarias ni prioritarias en estos momentos de emergencia sanitaria y económica, que obligan a la austeridad. Hablar de dos años de avances es darle un golpe a su propia credibilidad social.

El patrimonialismo con que ustedes en su mayoría de Morena administran y utilizan los recursos institucionales del Congreso del Estado, que se han puesto a disposición casi exclusiva de usted señora diputada, Graciela Domínguez Nava, lacera una clara intencionalidad en prejuicio a su discurso del día ayer. Una cosa es administrar recursos y otra cosa es disponer de ellos, ya que usted señora Graciela Domínguez Nava no ha dicho nada sobre la propuesta de conformar un Comité de Administración Plural, con la participación de todos los grupos parlamentarios, que se encargue de administrar el presupuesto del poder legislativo,

¿No se le hace una buena medida de transparencia de los recursos públicos, diputada, Graciela Domínguez Nava?

Considero que es lo menos que le interesa, ya que su función son otras, golpear y hablar bonito, para sí, confundir a la ciudadanía buena, que lucha todos los días para llevar recursos a sus familias. No cabe la congruencia, más bien, exhibe el comportamiento y la falta moral a la que llevan en su insignia. Ese silencio lo único que revela es que Morena quiere mantener el esquema de control monopólico del presupuesto, con opacidad y discrecionalidad, que es donde germina la corrupción que tanto pregonan. Hablar de dos años, Morena exige transparencia, pero no en los espacios que controla, como el Congreso del Estado. De tal manera, no hay congruencia, no se predica con el ejemplo, ya que el buen juez por su casa empieza. ¿O no?

GOTITAS DE AGUA:

El pleno de la Suprema Corte definió a los seis aspirantes a ocupar un lugar en la Sala Regional Especializada del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación. Se trata de Luis Espíndola, Nínive Penagos, Rosa Olivia Kat, Laura Angélica Ramírez, Martha Alejandra Chávez y Jorge Lizárraga. Todos ellos comparecerán en sesión pública virtual ante los ministros el próximo lunes 17 de agosto, y posteriormente el Pleno de la Corte enviará una terna al Senado de la República, en donde se definirá al próximo magistrado o magistrada.

“Nos vemos Mañana”…

 

Deja una respuesta